El Gobierno alemán afirmó hoy que es “importante” que se pueda desembarcar a todos los migrantes rescatados y que están a bordo de naves en el Mediterráneo y dijo que está “intercediendo” para que puedan recibir unos “cuidados adecuados”, mientras las autoridades italianas rechazan una acogida de todos ellos.

“Es importante que hayan podido desembarcar cientos de personas que estaban a bordo del Humanity 1 y del Geo Barents, pero es importante también que puedan desembarcar todos los rescatados y recibir atención médica”, dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores, Andrea Sasse, en una rueda de prensa en Berlín.

El Ejecutivo germano está en contacto tanto con las organizaciones de la sociedad civil implicadas – la alemana SOS humanity y Médicos Sin Fronteras-, agregó, como con las autoridades italianas, que sólo han permitido por el momento el desembarco de las personas consideradas vulnerables, en su mayoría mujeres y niños.

Sasse subrayó que las actividades de rescate en el Mediterráneo no deben verse obstaculizadas y que existe la obligación “moral y legal” de impedir que la gente se ahogue tratando de alcanzar Europa.

“Esto implica el rescate y atención adicional”, respondió ante las preguntas de los periodistas de si Berlín consideraba que el Ejecutivo de la ultraderechista Georgia Meloni estaba obligado a permitir el desembarco.

La portavoz indicó que la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, trató la cuestión del salvamento marítimo con su homólogo italiano, Antonio Tajani, durante la reunión del G7 de Exteriores el viernes pasado en la ciudad alemana de Münster (oeste).

Baerbock abordó el tema con “total claridad”, dijo la portavoz.

Un representante del Ministerio del Interior alemán, Maximilian Kall, apuntó por su parte que Alemania siempre se ha mostrado “solidaria” con Italia y con los otros países ribereños del Mediterráneo en reconocimiento de la “carga especial” que sufren en términos migratorios.

En el marco del mecanismo de solidaridad aprobado a nivel comunitario el pasado mes de junio, Berlín se ha comprometido a recibir a 3.500 solicitantes de asilo de estos países, señaló y apuntó que ya ha tenido lugar una primera “transferencia”, por la que han sido acogidos en octubre 74 solicitantes de asilo que se encontraban en Italia.

Un total de 357 personas han podido abandonar el Geo Barents, de MSF, en el puerto de Catania (sur), mientras que quedan en el barco 215 náufragos que, a tenor de las disposiciones del Gobierno, deberán abandonar las aguas territoriales italianas en las próximas horas.

Se trata del segundo barco que es obligado a desembarcar selectivamente tras el Humanity 1 de la organización SOS Humanity, de la que desembarcaron este domingo 144 personas, mientras que 35 tuvieron que permanecer a bordo.

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *