Haití solicitó “formalmente” asistencia internacional para enfrentar la grave crisis de seguridad generada por bandas criminales ya que la policía nacional no puede resolverla sin ayuda, dijo Bocchit Edmond, embajador haitiano ante Estados Unidos, ayer a la AFP.

“Puedo confirmar que hemos solicitado asistencia a nuestros socios internacionales”, dijo Edmond. “Para Haití, este es un asunto de seguridad que nuestra policía nacional no puede manejar por sí sola”.

“No debemos presentarlo como una fuerza extranjera para la ocupación del territorio haitiano”, aclaró el embajador al margen de la asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Lima.

“Nos enfrentamos a un momento difícil y no podemos resolverlo por nosotros mismos”, insistió. “Es un asunto de seguridad nacional”.

El diplomático dijo que la ayuda se solicitó formalmente el jueves y Haití espera “que la comunidad internacional y los socios internacionales decidan qué tipo de forma tendrá esa asistencia”.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, se reunió el jueves con el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken, el canciller haitiano Jean Victor Généus y otros funcionarios para analizar la situación.

Almagro tuiteó el jueves que Haití debe “pedir ayuda urgente” de la comunidad internacional para “apoyar a resolver la crisis de seguridad, determinando características de la fuerza de seguridad” internacional.

Muchos haitianos han rechazado la idea de una nueva intervención internacional, recordando que los efectivos de paz de la ONU fueron acusados de agresión sexual y provocaron una epidemia de cólera en la que murieron casi 10.000 personas hace 10 años.

“No creo que Haití necesite una nueva intervención”, opinó el exministro para Asuntos Electorales Mathias Pierre. “Hemos pasado por tantas y no se ha resuelto nada… Si no lo hacemos como haitianos, dentro de 10 años estaremos en la misma situación”.

Pidió al gobierno estadounidense que ayude a reducir la cantidad de armas y municiones que llegan a Haití y mejorar el equipamiento de la policía para que tenga más armas y la capacidad de obtener información sobre las pandillas.

Sostuvo también que una fuerza de seguridad internacional “no enfrentará a un ejército, (sino) pandillas situadas en zonas pobres que usan a la población como escudos para protegerse”.

La Policía Nacional haitiana, escasa en recursos y con apenas 12.800 agentes en un país de 11 millones de habitantes, ha tenido dificultades para enfrentar a las pandillas.

Las pandillas se han vuelto más poderosas desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio de 2012.

El gobierno del primer ministro, Ariel Henry, accedió a pedir ayuda a las fuerzas armadas extranjeras y su oficina dijo en un comunicado que él no ha renunciado, en respuesta a lo que llamó informes falsos en redes sociales, festejados por cientos de haitianos en las calles el jueves por la noche.

“Son pura y simplemente estrategias de inventos, intoxicación, orquestadas por individuos mal intencionados que tratan de sembrar más problemas y confusión”, dijo su oficina.

Los manifestantes y otros grupos cada vez más poderosos han ayudado a hundir al país en un nivel de caos y parálisis sin precedentes desde hace un mes, cuando las pandillas rodearon una gran terminal de combustibles en Puerto Príncipe. Se niegan a abandonarla hasta que renuncie Henry

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *