Una de los aspectos más importantes de las relaciones humanas es el nivel de empatía que podemos o debemos sentir por otros. De acuerdo al diccionario, “empatía es la intención de comprender los sentimientos y emociones, intentando experimentar de forma objetiva y racional lo que siente otro individuo.”

Los atletas profesionales reciben muy poca empatía en su alrededor. El estar bajo intensa presión de la organización, los fanáticos, la prensa, la familia, los hace más propensos y vulnerables a la apatía, exigencias, expectativas e inconformidad. Casi nadie se pone en el lugar de ellos, salvo que esté cerca, que sea doliente y sienta, y conozca sus niveles de entrega, sacrificio y disciplina. Hay que estar en su lugar para poder entender como están y donde están.

Hay que estar en su lugar para comprender que detrás de sus uniformes, sus rutinas y su estilo de vida hay las mismas necesidades, inseguridades, y vulnerabilidades de un ser humano normal. Hay que estar en su lugar para saber que las mismas batallas mentales, emocionales, espirituales y físicas que todo el mundo pasa, a ellos se le duplican por el  nivel de exposición de su profesión. Hay que estar en su lugar para esperar y no suponer que no les importa, que no sienten, que no se preocupan por rendir o cumplir. Hay que estar en su lugar para no desistir, tirar la toalla, y continuar tratando de ser un buen profesional y a la vez un buen papá o mamá, esposo o esposa, hijo o hija, hermano o hermana, amigo o amiga.

Hay que estar en su lugar para comprender que no es fácil administrar la vida con tantas hornillas prendidas a tan corta edad. Que no es fácil estar rechazando tantas ofertas de adentro y de afuera, atractivas pero peligrosas, de doble filo pero engañosas, que aparentan inofensivas pero pueden destruir una vida. Hay que estar en su lugar y no asumir sin saber ni conocer.

Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación.”

Proverbios 15:16 RVR1960

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.