El nuevo director de Coramon, en Monseñor Nouel, necesita ser más eficaz y evitar acciones ligados a los actos de corrupción.
Roque Badia, debe entender, que bajo cualquier modelo La burocracia excesiva es por lo regular una aliada a las acciones ilícitas.
Obviar procedimientos institucionales raya en esas acciones muy propias de una gerencia que no conoce su norte ni procederes y que lástima, que ese accionar lo esté burlando encontrando de igual manera aliados pago por la propia institución.
Roque Badia, al parecer desconoce que todo proceso debe iniciarse simple pero buscando efectividad para evitar acciones que permitan la vigilancia preventiva de los medios de prensa y la municipalidad.
Roque Badia, no es el mejor gerente de Coramon, esta institución al parecer le ha quedado grande en apenas días al grado, que Coramon, está siendo comparado con un Inapa en sus peores circunstancias.
Badia, no entiende de gerencia, desconoce los desafíos a los que se somete y somete la institución.
Quién dirige una institución necesita tener capacidad de decisión sin necesariamente colocarse una camisa de fuerza que le impida hacerlo pero tampoco, convertirse en un Trujillo.
Los controles deben ser efectivos sin matar la capacidad para la buena gerencia.
Por Carlos Brito