En 1981, el historiador Allan Lichtman conoció en el Instituto de Tecnología de California a un experto en terremotos ruso que le hizo una propuesta que no esperaba.

Vlaidmir Keilis-Borok había dedicado su carrera en la Unión Soviética a desarrollar un método que permitiera anticipar cuándo se iba a producir un terremoto y quería probar su validez también para pronosticar con éxito el desenlace de procesos electorales.

«En la URSS no había elecciones y como yo era un experto en la historia de la presidencia de Estados Unidos me propuso que trabajáramos juntos», recuerda Lichtman en conversación con BBC Mundo .

Juntos desarrollarían un modelo de predicción de resultados electorales que ha acertado quién iba a ser el ganador en las elecciones presidenciales en Estados Unidos desde la reelección de Ronald Reagan en 1984.

Allan Lichtman

Historiador y sismólogo se convirtieron en una «extraña pareja» de investigadores y comenzaron a buscar una manera de aplicar a la historia de la carrera por la Casa Blanca las técnicas de reconocimiento de patrones que Keilis-Borok había venido desarrollando en el campo de la geofísica en el Instituto de Predicción de Terremotos de Moscú.

Comenzaron a analizar retrospectivamente los resultados de las elecciones presidenciales desde 1860.

«El secreto de nuestro modelo fue reconceptualizar las elecciones en términos geofísicos, estableciendo dos posibles escenarios.

«El primero lo identificamos como una situación de estabilidad, en la que el partido en la Casa Blanca se mantiene; en el segundo se produce un terremoto y el partido en el poder lo pierde», explica Lichtman.

Siguiendo los razonamientos algorítmicos con los que Keilis-Borok estaba familiarizado y el conocimiento del pasado de Estados Unidos de Lichtman, identificaron una serie de claves determinantes en el resultado de la carrera presidencial.

Redujeron sus 30 «llaves» iniciales a 13, todo en busca de un patrón que permitiera hacer un pronóstico fiable.

Y acabaron planteando 13 condiciones, una por cada llave.

Cuando 6 o más de ellas no se dan, en palabras de Lichtman, «tenemos un terremoto político». O sea, el partido en el poder pierde la Casa Blanca.

Tras su investigación, Lichtman llegó a la conclusión de que lo que determina el resultado electoral es el «pragmatismo» de los votantes en Estados Unidos.

Ronald Reagan

«La decisión, al final, es sobre cómo se ha gobernado el país, no sobre la campaña. La cuestión es si el partido en el poder merece 4 años más».

Su método se ha revelado tan certero que el New York Times no dudó en calificar a Lichtman como «el Nostradamus de las elecciones presidenciales».

Lichtman y Keilis-Borok predijeron la reelección de Reagan antes incluso de que se supiera quién iba a ser su rival demócrata.

Y en 2016, ya sin su amigo ruso, fallecido en 2013, fue de los pocos que vaticinó el triunfo de Donald Trump.

Solo en la apretada elección de 2000, cuando el candidato republicano George W. Bush se impuso por una estrecha diferencia al demócrata Al Gore, el modelo no sirvió.

Gore obtuvo más votos que Bush, pero el sistema electoral estadounidense terminó por darle la presidencia a Bush.

Que el voto popular y el Colegio Electoral no estuvieran alineados «no sucedía desde 1888», dice Lichtman, que desde entonces pronostica quién va a ser el presidente. En 2016 Trump también resultó ganador pese a no ser el candidato más votado.

Recordemos que Hillary Clinton obtuvo cerca de 3 millones de votos más que Trump, pero este ganó el Colegio Electoral.

Pero, ¿qué decía el modelo de las 13 llaves sobre la carrera por la Casa Blanca que mantuvieron Donald Trump y el demócrata Joseph Biden?

Mejor, veamos cómo el propio Lichtman asignó en esta ocasión cada una de las llaves.

La Casa Blanca.

1. El partido en la Casa Blanca ganó asientos en las elecciones de mitad de periodo.

Falso. Los republicanos perdieron en 2018 las elecciones legislativas que siempre se celebran a mitad del mandato del presidente.

Esa llave es para Biden.

Trump 0 – Biden 1

2. Ningún rival desafía al presidente en las primarias del partido en el poder.

Verdadero. No se presentó ningún candidato alternativo a Trump en las primarias republicanas.

Esta se la queda Trump.

Trump 1 – Biden 1

3. El presidente busca la reelección.

Verdadero. Trump buscó en estas elecciones revalidar la presidencia que alcanzó en 2016.

Llave para Trump.

Trump 2 – Biden 1

4. No hay candidato de un tercer partido.

Verdadero. Pese a que el rapero Kanye West llegó a anunciar su candidatura, solo apareció en la boleta en un pequeño número de estados.

Punto para Trump.

Trump 3 – Biden 1

5. La economía se encuentra en un buen momento.

Falso. La pandemia del coronavirus ha llevado Estados Unidos a la recesión.

Llave para Biden.

Trump 3 – Biden 2

6. La economía ha crecido en el periodo presidencial tanto como en los dos anteriores.

Falso. Pese a que el Producto Interno Bruto de Estados Unidos venía creciendo de manera sostenida en el mandato de Trump, la pandemia lo ha cambiado todo en pocos meses.

Llave para Biden de nuevo.

Trump 3 – Biden 3

7. El presidente ha hecho grandes cambios en la política nacional.

Verdadero. La Administración Trump ha introducido cambios significativos, como la reforma de los impuestos, y ha utilizado las Órdenes Ejecutivas que puede aprobar el presidente para revertir muchas políticas de la era Obama.

Llave para Trump.

Trump 4 – Biden 3

8. No ha habido conflictos sociales durante el mandato.

Falso. Después de la muerte de George Floyd a manos de la policía en Mineápolis se desató una ola de protestas en el país y hubo graves episodios de violencia.

Biden gana esta llave.

Trump 4 – Biden 4

Incidentes en Portland.

9. No ha habido escándalos que salpiquen a la Casa Blanca.

Falso. Trump fue objeto de un proceso de «impeachment», juicio político en el Congreso y ha sido protagonista de otros muchos escándalos, desde el de la supuesta trama rusa para influir en los comicios de 2016 hasta las acusaciones de nepotismo en la Casa Blanca.

Esta llave también se la guarda Biden.

Trump 4 – Biden 5

10. El ejército de Estados Unidos no ha sufrido grandes fracasos en el exterior.

Verdadero. El profesor Lichtman no detecta grandes reveses para las fuerzas estadounidenses en el exterior durante la presidencia de Trump.

Llave para el presidente.

Trump 5 – Biden 5

11. La Casa Blanca ha obtenido un gran éxito militar en el exterior.

Falso. Lichtman cree que Trump no ha sufrido grandes fracasos, pero tampoco ha cosechado ninguna victoria relevante.

Llave para Biden.

Trump 5 – Biden 6

12. El candidato del partido en el poder tiene carisma

Falso. Lichtman considera a Trump «un gran showman», pero su figura solo genera simpatías en su base más fiel de votantes.

Biden, de nuevo.

Trump 5 – Biden 7

Donald Trump.

13. El candidato que desafía al presidente no tiene carisma.

Verdadero. Al contrario que Obama, de quien fue vicepresidente, Biden no destaca por el encanto de su figura.

La última llave es para Trump.

Así que el reparto de llaves finalmente queda así:

Trump 6 – Biden 7

El modelo de las 13 llaves predijo que el próximo presidente de Estados Unidos sería Jospeh Biden (y acertó).

El modelo funcionó en 2020

Lichtman adviertía sobre la existencia de factores externos que podían influir en la elección, como la injerencia rusa.

También temía que los demócratas, con los que se alinea, podían perder votos por los intentos de Trump de desacreditar el voto por correo o, incluso, de que sus simpatizantes intimidaran a los de Biden.

Voto por correo.

En 1981, el historiador Allan Lichtman conoció en el Instituto de Tecnología de California a un experto en terremotos ruso que le hizo una propuesta que no esperaba.

Vlaidmir Keilis-Borok había dedicado su carrera en la Unión Soviética a desarrollar un método que permitiera anticipar cuándo se iba a producir un terremoto y quería probar su validez también para pronosticar con éxito el desenlace de procesos electorales.

«En la URSS no había elecciones y como yo era un experto en la historia de la presidencia de Estados Unidos me propuso que trabajáramos juntos», recuerda Lichtman en conversación con BBC Mundo .

Juntos desarrollarían un modelo de predicción de resultados electorales que ha acertado quién iba a ser el ganador en las elecciones presidenciales en Estados Unidos desde la reelección de Ronald Reagan en 1984.

Allan Lichtman

Historiador y sismólogo se convirtieron en una «extraña pareja» de investigadores y comenzaron a buscar una manera de aplicar a la historia de la carrera por la Casa Blanca las técnicas de reconocimiento de patrones que Keilis-Borok había venido desarrollando en el campo de la geofísica en el Instituto de Predicción de Terremotos de Moscú.

Comenzaron a analizar retrospectivamente los resultados de las elecciones presidenciales desde 1860.

«El secreto de nuestro modelo fue reconceptualizar las elecciones en términos geofísicos, estableciendo dos posibles escenarios.

«El primero lo identificamos como una situación de estabilidad, en la que el partido en la Casa Blanca se mantiene; en el segundo se produce un terremoto y el partido en el poder lo pierde», explica Lichtman.

Siguiendo los razonamientos algorítmicos con los que Keilis-Borok estaba familiarizado y el conocimiento del pasado de Estados Unidos de Lichtman, identificaron una serie de claves determinantes en el resultado de la carrera presidencial.

Redujeron sus 30 «llaves» iniciales a 13, todo en busca de un patrón que permitiera hacer un pronóstico fiable.

Y acabaron planteando 13 condiciones, una por cada llave.

Cuando 6 o más de ellas no se dan, en palabras de Lichtman, «tenemos un terremoto político». O sea, el partido en el poder pierde la Casa Blanca.

Tras su investigación, Lichtman llegó a la conclusión de que lo que determina el resultado electoral es el «pragmatismo» de los votantes en Estados Unidos.

Ronald Reagan

«La decisión, al final, es sobre cómo se ha gobernado el país, no sobre la campaña. La cuestión es si el partido en el poder merece 4 años más».

Su método se ha revelado tan certero que el New York Times no dudó en calificar a Lichtman como «el Nostradamus de las elecciones presidenciales».

Lichtman y Keilis-Borok predijeron la reelección de Reagan antes incluso de que se supiera quién iba a ser su rival demócrata.

Y en 2016, ya sin su amigo ruso, fallecido en 2013, fue de los pocos que vaticinó el triunfo de Donald Trump.

Solo en la apretada elección de 2000, cuando el candidato republicano George W. Bush se impuso por una estrecha diferencia al demócrata Al Gore, el modelo no sirvió.

Gore obtuvo más votos que Bush, pero el sistema electoral estadounidense terminó por darle la presidencia a Bush.

Que el voto popular y el Colegio Electoral no estuvieran alineados «no sucedía desde 1888», dice Lichtman, que desde entonces pronostica quién va a ser el presidente. En 2016 Trump también resultó ganador pese a no ser el candidato más votado.

Recordemos que Hillary Clinton obtuvo cerca de 3 millones de votos más que Trump, pero este ganó el Colegio Electoral.

Pero, ¿qué decía el modelo de las 13 llaves sobre la carrera por la Casa Blanca que mantuvieron Donald Trump y el demócrata Joseph Biden?

Mejor, veamos cómo el propio Lichtman asignó en esta ocasión cada una de las llaves.

La Casa Blanca.

1. El partido en la Casa Blanca ganó asientos en las elecciones de mitad de periodo.

Falso. Los republicanos perdieron en 2018 las elecciones legislativas que siempre se celebran a mitad del mandato del presidente.

Esa llave es para Biden.

Trump 0 – Biden 1

2. Ningún rival desafía al presidente en las primarias del partido en el poder.

Verdadero. No se presentó ningún candidato alternativo a Trump en las primarias republicanas.

Esta se la queda Trump.

Trump 1 – Biden 1

3. El presidente busca la reelección.

Verdadero. Trump buscó en estas elecciones revalidar la presidencia que alcanzó en 2016.

Llave para Trump.

Trump 2 – Biden 1

4. No hay candidato de un tercer partido.

Verdadero. Pese a que el rapero Kanye West llegó a anunciar su candidatura, solo apareció en la boleta en un pequeño número de estados.

Punto para Trump.

Trump 3 – Biden 1

5. La economía se encuentra en un buen momento.

Falso. La pandemia del coronavirus ha llevado Estados Unidos a la recesión.

Llave para Biden.

Trump 3 – Biden 2

6. La economía ha crecido en el periodo presidencial tanto como en los dos anteriores.

Falso. Pese a que el Producto Interno Bruto de Estados Unidos venía creciendo de manera sostenida en el mandato de Trump, la pandemia lo ha cambiado todo en pocos meses.

Llave para Biden de nuevo.

Trump 3 – Biden 3

7. El presidente ha hecho grandes cambios en la política nacional.

Verdadero. La Administración Trump ha introducido cambios significativos, como la reforma de los impuestos, y ha utilizado las Órdenes Ejecutivas que puede aprobar el presidente para revertir muchas políticas de la era Obama.

Llave para Trump.

Trump 4 – Biden 3

8. No ha habido conflictos sociales durante el mandato.

Falso. Después de la muerte de George Floyd a manos de la policía en Mineápolis se desató una ola de protestas en el país y hubo graves episodios de violencia.

Biden gana esta llave.

Trump 4 – Biden 4

Incidentes en Portland.

9. No ha habido escándalos que salpiquen a la Casa Blanca.

Falso. Trump fue objeto de un proceso de «impeachment», juicio político en el Congreso y ha sido protagonista de otros muchos escándalos, desde el de la supuesta trama rusa para influir en los comicios de 2016 hasta las acusaciones de nepotismo en la Casa Blanca.

Esta llave también se la guarda Biden.

Trump 4 – Biden 5

10. El ejército de Estados Unidos no ha sufrido grandes fracasos en el exterior.

Verdadero. El profesor Lichtman no detecta grandes reveses para las fuerzas estadounidenses en el exterior durante la presidencia de Trump.

Llave para el presidente.

Trump 5 – Biden 5

11. La Casa Blanca ha obtenido un gran éxito militar en el exterior.

Falso. Lichtman cree que Trump no ha sufrido grandes fracasos, pero tampoco ha cosechado ninguna victoria relevante.

Llave para Biden.

Trump 5 – Biden 6

12. El candidato del partido en el poder tiene carisma

Falso. Lichtman considera a Trump «un gran showman», pero su figura solo genera simpatías en su base más fiel de votantes.

Biden, de nuevo.

Trump 5 – Biden 7

Donald Trump.

13. El candidato que desafía al presidente no tiene carisma.

Verdadero. Al contrario que Obama, de quien fue vicepresidente, Biden no destaca por el encanto de su figura.

La última llave es para Trump.

Así que el reparto de llaves finalmente queda así:

Trump 6 – Biden 7

El modelo de las 13 llaves predijo que el próximo presidente de Estados Unidos sería Jospeh Biden (y acertó).

El modelo funcionó en 2020

Lichtman adviertía sobre la existencia de factores externos que podían influir en la elección, como la injerencia rusa.

También temía que los demócratas, con los que se alinea, podían perder votos por los intentos de Trump de desacreditar el voto por correo o, incluso, de que sus simpatizantes intimidaran a los de Biden.

Voto por correo.

Pero aún así siguió creyendo en el modelo que concibió junto a Keilis-Borok y, pese a que Estados Unidos y el mundo han cambiado mucho desde 1860, se mostró decidido a aplicarlo.

«No es fácil salir cada cuatro años a hacer un pronóstico públicamente y decir quién va a ser el próximo presidente. A veces siento un cosquilleo cuando pienso en todo lo que me va a caer si me equivoco, pero las llaves siguen siendo válidas porque se basan en la percepción correcta, la de que el votante decide sobre la gestión del gobierno, no sobre la campaña».

Así, las 13 llaves han hablado y, por décima vez, volvieron a acertar.

Por BBC Mundo