MOSCÚ.-Los habitantes de una región en el extremo oriental de Rusia comenzaron ayer a participar en el referéndum constitucional que podría mantener a Vladimir Putin como presidente hasta el 2036.

Funcionarios electorales se desplazaron hacia zonas aisladas en la región de Kamchatka, llevando boletas electorales a residentes que no tienen acceso fácil a un centro de votación.

Las votaciones tempranas comenzaron el 10 de junio han sido autorizadas para la consulta popular que oficialmente tendrá lugar el 1 de julio, y varias regiones iniciaron el proceso esta semana.

Funcionarios electorales de Kamchatka llegaron a alejados asentamientos, estaciones meteorológicas y unidades de la Flota Pacífica el lunes y martes.

La prensa exhibió imágenes de los agentes en trajes herméticos viajando en helicópteros, y a los habitantes llenando las planillas electorales. Unas 60 personas entre los 2,000 habitantes de las zonas más alejadas ya han votado, dijo Inga Irinina, directora de la comisión electoral de Kamchatka.

También votaron habitantes de algunas partes de Siberia, de los montes Urales y del extremo norte del país.

Tras proponer la reforma constitucional, Putin insistió en llevar la medida a referéndum a pesar de que no es legalmente requerido. La consulta estaba programada originalmente para el 22 de abril pero fue postergada debido al coronavirus.

Posición contraria
La nueva fecha es blanco de críticas, dado que los casos globales de la Covid-19 confirmados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) alcanzaron ayer 7,94 millones, mientras que la cifra de fallecidos es de 434,796. Rusia está registrando más de 8,000 casos nuevos y es el tercer país más afectado en todo el mundo.
El Kremlin desestima las preocupaciones.

Dice que la epidemia está cediendo.
A fin de evitar grandes concentraciones, los centros de sufragio abrirán una semana con anticipación, entre el 25 y el 30 de junio.